¡Muchas gracias a todos!

junio 29, 2010

Este post es un agradecimiento de todo corazón para todos los internautas que han hecho posible la supervivencia de este humilde espacio de escritura, en el que un mexicano, de entre millones, se esfuerza cada día por contribuir con un granito de arena en esa enorme empresa que es «Promover la Cultura». Estoy consiente de que es una nimiedad el producto de mi trabajo, y no tiene ninguna comparación el esfuerzo que yo invierto con el valor que ustedes, lectores, le dan a esta página, tan importante para mí, y que comenzó con ideas muy vagas pero ganas enormes. Al fin y al cabo, el escritor es sólo una voz en el desierto sin la presencia de aquellos que le dan verdadero sentido a su trabajo. Es por eso que las letras siempre vendrán acompañadas de la conciencia; porque en el ámbito de la Historia, lo importante es el aprendizaje y no el tamaño del volumen que se ha escrito. Para eso tenemos el pasado: es lo único que nos queda, a los humanos, para autoevaluarnos como seres pensantes y sociales, como comunidad, como nación y como especie única en este vasto universo.

Y se preguntarán: «¿A qué viene tanto agradecimiento?». Comencé con la fabricación de este blog hace poco más de un año, pero con cierto escepticismo, al considerarme poco apto, dado mi nivel de conocimiento, de emprender tan grande empresa, como es la de narrar la odisea histórica del pueblo mexicano. Pero después de un par de meses, pensé: «¿No será justo contribuir con este proyecto en base a mis posibilidades?». Lo primero es atreverse. Lo que viene después, no puede ser nunca fracaso, sino experimento, y todo experimento tiene como resultado una transformación positiva. Y eso es de lo que he sido testigo.

En un año, La Cama de Piedra ha recibido más de 8.100 visitas, con un promedio de 22 diarias desde la publicación del primer artículo. Aún recuerdo cómo, con cierta impotencia, veía el contador de visitas un mes después de publicado mi primer artículo de «La Guerra del Yaqui», el cual no sobrepasó las 30 en un mes. Pero mi ánimo nunca decayó y me propuse continuar con la tarea, escribiendo con algo más de especialización, con investigación sesuda y ardua lectura, arrojándome en picada sobre algunas obras que tengo en mi biblioteca y que, gustozamente, he compartido con ustedes.

Por estas razones, -una combinación de mi esperanza inocente y el esfuerzo que ustedes, mis amigos, han dedicado ya sea para pasar un buen rato, para desaburrirse o para aprender un poco más sobre la Historia de México -este sencillo rincón de estudio, que pertenece más a ustedes que a mí, ha conseguido, en los últimos dos meses, incrementar el índice de visitas, que en Mayo fue de 1.000, a más de 2.000 en el presente mes -un promedio de 70 visitas diarias -. Esto ha traído como resultado el posicionamiento de La Cama de Piedra en la segunda página de búsquedas en Google y varios de los artículos del blog situados en la primera. Y es algo que me llena de orgullo porque las cifras y los resultados son un fiel reflejo de una de las situaciones más críticas en el pueblo mexicano:

«Los mexicanos no somos unos ignorantes ni unos flojos en la lectura»

Casi todos los comentaristas que me dedican argumentos en este blog son mexicanos. Y eso es lógico, tomando en cuenta que el objetivo de la página es rescatar sus raíces y sus tradiciones y fomentar el aprendizaje a través de ellas. Además, reitero mi compromiso de continuar con la preparación de los artículos pendientes: concluir la serie de «Las Guerras del Yaqui», que es algo que debo a mis amigos de La Matanza y El Coloso, continuar con La Revolución Inconclusa, sección dedicada especialmente a mis amigos del sur, de Oaxaca y Guerrero, y el inicio de una nueva sección sobre Las Guerras Chichimecas.

Y aparte del agradecimiento a ustedes, quiero dar las gracias, también, a todos aquellos autores que han hecho posible la perpetuación del conocimiento del pasado de todos nosotros, los mexicanos, sin quienes fuera imposible la labor de detectar y revelar la Verdad Histórica para enriquecernos de su concepción y conocernos mejor como mexicanos.

La Cama de Piedra está de aniversario y celebración, y espero que este no sea el último post en el que les agradezca su participación.

¡Muchas gracias a todos!

Giliath Luin

Anuncios