El país que quería ser revolucionario (4)


El cortejo de los Nazis

Esvástica petrolera

Este episodio de la Historia de México, en especial, se nos omite deliberadamente a los mexicanos; la época en que, en la antesala de la Segunda Guerra Mundial, México, con Lázaro Cárdenas a la cabeza y con el apoyo incondicional de la URSS, abastecía de materias primas a Japón, Italia y Alemania. Y se omite, por supuesto, porque muy probablemente sería una propaganda negativa para la imagen del mandatario más alabado de México.

Estados Unidos e Inglaterra presionaban duro al gobierno mexicano para que éste cumpliera con las indemnizaciones debidas a las empresas petroleras perjudicadas durante la expropiación. Lázaro Cárdenas, respaldado por Mújica, Nájera y Lombardo Toledano, argumentaba que las indemnizaciones exigidas eran ridículas y ofensivas, si se tomaba en cuenta que las empresas habían explotado los pozos petroleros durante casi 50 años sin pagar ningún centavo. Así que, si los clientes más grandes en ese entonces se negaban a adquirir el petróleo mexicano, había que buscarlos en otras partes.

Anteriormente, Shell y British Petroleum habían sido infiltradas por agentes nazis quienes habían conseguido desviar petróleo mexicano a través de la empresa de William Rhodes Davis, la Davis Oil Company. Davis era de Texas y mantenía una mediana empresa dedicada a la exploración y excavación en el Golfo de México. El texano vendía el petróleo mexicano al ala nazi de las mencionadas empresas, y éstas lo enviaban a Alemania. Pero una vez concretada la expropiación del petróleo, las empresas que podían ser parasitadas por los nazis se marcharon y la célula encabezada por Davis quedó desamparada.

Cárdenas designó a Alejandro Carrillo para establecer un canal de comercio con Alemania e Italia a través de Rhodes Davis. Esto se consiguió cuando, un mes después de la nacionalización del petróleo, cuando el texano llevó a cabo una compra de crudo por 17 millones de dólares pagados por Hjalmar Schacht, Secretario de Finanzas del Reicht. La entrega del petróleo comenzó en junio de 1938 y concluyó con el envío de los últimos 4,000 barriles en mayo de 1939.

Schacht / Rhodes Davis

La relación de México con el fascismo fue una aventura que duró poco. En 1940, los nazis invadieron Rusia. Cárdenas nunca confesó ser un partidario del comunismo estalinista, pero siempre dio muestras de su apoyo al mismo y de su apego ideológico al marxismo. La invasión de Rusia no la tomó muy bien, por lo que suspendió los envíos de petróleo y delató a las células fascistas en México, muchas veces poniéndolas a tiro de pistola para que los operadores comunistas los hicieran desaparecer. De esa manera facilitó la liquidación de Otto Probst y de Gerard Meier, ambos operadores nazis en México. De igual manera, se mostró más abierto a retomar las relaciones con Estados Unidos y los Países Bajos. Para acercarse a Franklin D. Roosevelt, quitó la candidatura a su compadre Francisco Mújica, y optó por el conservador Manuel Ávila Camacho. Para hacer efectiva su victoria en las elecciones, hostigó y desapareció a los partidarios almazanistas, al punto de declarar solamente 150,000 votos a su favor, cuando hubo mítines en que logró congregar a 250,000 personas en una sola tarde.

Para mediados de 1940, la unión Roosevelt – Cárdenas era más que evidente. Al observar esto, Litvinov, el Canciller soviético, invitó al representante mexicano en la Sociedad de Naciones, Francisco Castillo Nájera, a visitar Moscú para, después, firmar el pacto de mutuo reconocimiento. Cárdenas, por medio de Emilio Portes Gil, ordenó al embajador que no accediera a las peticiones del soviético, y como gesto de buena voluntad para con los Estados Unidos y malo para con la Unión Soviética, aprobó el pago de indemnización con cargos de intereses para las empresas norteamericanas afectadas durante la expropiación y firmó un tratado por el cual México comprometía su petróleo exclusivamente para los Aliados a cambio de estar recibiendo constantemente productos refinados a bajo costo.

Mujica / Camacho / Lombardo

Esta fue la recta final de la aventura socialista de Cárdenas y el gobierno mexicano. Los partidarios cardenistas fieles a su carrera socialista fueron alejados de su círculo de acción. Mújica fue enviado como gobernador a Baja California Sur, por entonces el estado más pobre y alejado del país. Trotsky fue asesinado por Ramón Mercader, un comunista catalán, en Coyoacán. Diego Rivera, separado ideológicamente del socialismo radical, fue enviado a Europa en un viaje de preparación. Vicente Lombardo Toledano, con apoyo de los principales sindicatos, se convertiría en el mandamás de los obreros y zanjaría la influencia de Cárdenas alrededor de quien sería la nueva figura presidencial, Manuel Ávila Camacho. En 1948, ya concluida la Segunda Guerra Mundial y con una órbita estadounidense mercantilista tanto en América como en Europa, el socialismo tomaba su propio rumbo y Cárdenas sería aniquilado ideológicamente. Desempeñó el cargo de Secretario de Defensa hasta 1945, para después ir desapareciendo poco a poco del escenario político en México.

Conclusión

El carácter del mexicano está perfectamente retratado en El Laberinto de la Soledad, magnífica obra de Octavio Paz. En ella, hace una especie de psicoanálisis nacional del mexicano. Dice que “el mexicano se siente resentido con la historia, enjuto, siempre reacio a adaptarse a los cambios”. Y bien puede ser cierto, si analizamos la época en que, quien es considerado “El más grande presidente de México”, ni con todos los esfuerzos conjuntos de los más grandes pensadores del país, pudo doblegar a la mentalidad del mexicano a corto o a largo plazo. México era un país que luchaba desesperadamente por integrarse a las filas de la revolución –la palabra simple, no el sustantivo –mas los mexicanos nunca consiguieron sentirse identificados con ella, sino que tenían la necesidad de una Revolución: un conjunto de ideas nacido de tendencias políticas que inventara una historia a la medida y les hiciera sentirse orgullosos de un pasado que nunca tuvieron.

Revolucionarios

Aún así, a pesar de que dicha Revolución se forjó en una fragua calentada con la chispa marxista, somos un conjunto de ciudadanos tremendamente antimarxistas. Completamente individualistas, viviendo al ritmo del libre comercio y con prácticas económicas propias de los países capitalizados, constantemente veneramos a los revolucionarios y sus gestas heroicas, consideramos justa la lucha de clases y construimos arengas para sentir que los mexicanos estamos unidos como nación. México ha sido, desde hace más de medio siglo, un país que siempre ha querido, pero nunca ha podido ser revolucionario.

Fuentes

Jiménez, Juan Ramón. VoltaireNet.org – El mito de Lázaro Cárdenas; primera parte. 10 de enero de 2005.

Loyo, Marta. El Partido Revolucionario Anti-Comunista en las elecciones de 1940. México, 1998.

Wikipedia, la Enciclopedia libre. Francisco J. Mújica.

Paz, Octavio. El laberinto de la soledad. Capítulo IV: Los hijos de La Malinche. México. 1950.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: