Quetzalcoatl y el hombre barbado


Ultimamente, he escuchado mucho lo de «los aztecas acogieron a los españoles, porque algunos de sus antepasados eran blancos y con barba». Habrá que hacer algún análisis de esta «Leyenda negra» de la creencia prehispánica en «hombres blancos». Si bien, es cierto, que algunas culturas precolombinas tenían la creencia de que algunos de sus númenes eran de tez blanca y/o con barba abundante y larga, como es el caso de los toltecas.

Los toltecastoltecatl significa «hombre de Tollan», pero con el tiempo pasó a ser sinónimo de «hombre culto» -son una de las culturas de la América Precolombina más curiosas. Tenían un régimen bastante balanceado entre lo religioso y lo marcial. Su clase gobernante era eclesiástica, mientras que los encargados de imponer el orden eran los tlatoani -no confundir con el tlatoani que empleaban los tenochcas para referirse a los gobernantes -que dirigían ejércitos y formaban un cuerpo muy similar a las patrullas de seguridad de hoy en día. Estos «cuerpos de seguridad» estaban formados por integrantes de una tribu que, con el paso del tiempo, se convertiría en el poder absoluto de todo Mesoamérica y algunas partes de Aridoamérica: se llamaban a sí mismos «Colhúas». Pero para no desviarme del tema, explicaré de ellos un poco más adelante.

Los toltecas reemplazaron a la cultura teotihuacana allá por el 970, y en 990 conquistaron las ciudades de Chichen-Itzá, Mayapán y Uxmal, reemplazando al poderío maya en la península de Yucatán. Al inicio de sus tiempos, fundaron Tula inspirándose en la creencia que tenían ellos sobre Tollan, ciudad que fue gobernada por el mítico Quetzalcoatl. Y aquí es donde entra en juego el númen tolteca que adoptaron los aztecas como creencia propia.

Quetzalcoatl y la «Máscara de jade».

Nahualpitzintli Quetzalcoatl es un juego de palabras que crearon los toltecas para definir a un viejo sacerdote que reinó en Tollan, su ciudad sagrada. Nahualpitzintli significa «Príncipe de los nahuas», pero la palabra Quetzalcoatl aún sigue causando controversia. Quetzalcoatl fue un noble príncipe que fomentó el arte, la arquitectura, la escultura y el cese de sacrificios humanos, puesto que no agradaba a los dioses -en la Mesoamérica prehispánica, el término teotl, dios, no era percibido de la misma manera en que los españoles percibían su concepto de un dios -. Con el pasar de los años, el sacerdote se recluyó al ver que la ciudad comenzaba a adorar a otro númen, al que llamaban Tezcatlipoca. Un día, Tezcatlipoca acudió a él, y le preguntó si había alguna desdicha que él hubiera visto en este mundo, a lo que Quetzalcoatl respondió que no; que el mundo era perfecto así, como lo habían creado Ometeotl y Omecihuatl. Entonces Tezcatlipoca le mostró un espejo, que era de obsidiana, y el sacerdote se dio cuenta de que estaba envejeciendo, cosa que le había pasado desapercibida porque pasaba sus días pensando. Desde ese día, Quetzalcoatl llevaba puesta una máscara de jade [1]. Y este es el primer punto clave de nuestra historia. «Quetzal Coatl» viene a significar, también «Cara de jade» [2], nombre otorgado por los toltecas casi al inicio de la época de influencia de Tula. Incluso, en toda Tula, a Quetzalcoatl no se le representaba con una «Serpiente emplumada», sino con una máscara de jade, y a Tezcatlipoca se le representaba como un espejo negro.[3]

La «Serpiente emplumada».

Y para explicar la representación de Tezcatlipoca, la siguiente historia: Un día, Tezcatlipoca le ofreció a Quetzalcoatl lo que éste más deseaba: la Inmortalidad, en forma de bebida. Quetzalcoatl la bebió y he aquí que no era una bebida de la inmortalidad, sino de la locura. Al volverse loco, Quetzalcoatl cometió incesto con su pequeña hermana Xochiquetzal, y después, muerto de la vergüenza, se exilio hacia el mar. Hizo una barca de papel y partió hacia Oriente. Una vez en la lejanía, rezó al Sol para que le llevara con él. El Sol lanzó una llamarada hacia la barca, la cual al ser de papel ardió en llamas. Y el espíritu de Quetzalcoatl subió al cielo en forma de colibrí.[4]

Y de esta historia podemos sacar, aún más datos. Lo primero es que Quetzalcoatl era mortal. No era un númen espiritual, como Tezcatlipoca o Tlaloc. Quetzalcoatl, en uno de sus -tantos -significados, es llamado «Serpiente de plumas» o «Emplumado reptante», es decir, que repta y vuela. Y tratándose de los toltecas esto es importante, ya que la representación de lo físico, en su cultura, se define como una lagartija o una víbora, pues representa lo terrenal. Mientras que lo espiritual viene representado con plumas, con un ave como el águila o el quetzal. Aunque era impropio de los toltecas creer en un númen mortal, en la mayoría de los casos existían este tipo de excepciones. Por tanto, Quetzalcoatl era un númen dual, al igual que la mayoría de los dioses prehispánicos. Lo de la mortalidad de Quetzalcoatl viene respaldado además, por la representación de su espíritu en forma de colibrí. Para los nahuas, el colibrí y el perro eran dos animales que acompañaban a los muertos en su viaje a Mictlán, la tierra de los muertos.[5]

El misterioso «Dios Blanco».

A la llegada de los españoles, los mexicas no fueron hostiles con los españoles, sino todo lo contrario; el Tlatoani Motecuhzoma envió embajadores y vasallos a darles la bienvenida y a agasajarlos.[6] Y aquí ocurrió un hecho curioso que pocos estudiosos de la Conquista comentan: que Motecuhzoma mandó decir a Cortés, por medio de un cacique que los españoles llamaron Pitalpitoque, que no habrían de hacerse la guerra, pues ellos, los culhúas, eran descendientes de un hombre blanco que vestía un casco de metal, como los que cargaban ellos -los españoles -. El cacique se refería a Huitzilopochtli, el cual los españoles llamaron Huichilobos, y llevaba como presente un casco de bronce.[7]

Los aventureros dieron por sentado, que ese casco perteneció a algún europeo que estuvo antes por aquellos lares. Con el tiempo, la historia se deformó; los españoles atribuyeron que, aquél «misterioso dios blanco» se trataba de Quetzalcoatl, el cual los tenochcas definían como «Toteotl Tezcatlipoca Umaquetzal», que significa «nuestro tezcatlipoca que es blanco».[8] Así mismo, adaptaron la historia y dijeron que los servidores de Motecuhzoma tenían miedo a Quetzalcoatl. También uno de los significados que tiene la palabra Quetzalcoatl es «Hermano blanco» o «Hermano precioso», concepto que es fácilmente deformable con el paso del tiempo.

La victoria definitiva de Tezcatlipoca sobre Quetzalcoatl.

El señorío de Azcapotzalco era gobernado por una etnia nahua de ascendencia tepaneca. Los tepanecas eran nobles ricos y poderosos que tenían mucho en común con los toltecas y sus ciudades, y utilizaron a los aztecas de tiempos de Tlacaelel como mercenarios y obreros. Con el paso del tiempo, estos mercenarios colhuas de ascendencia azteca fueron ganando poder y riqueza, hasta que finalmente se asentaron en Texcoco, estableciendo un reino propio y fundando la poderosa ciudad de Tenochtitlan. Después de esto, los aztecas pasaron a ser conocidos como mexicas -descendientes de Mixtli -y tenochcas -habitantes de Tenoch -. Durante las guerras tepanecas, derrotaron a sus antiguos amos, y conquistaron las tierras de los toltecas a los que una vez sirvieron. El Huehuetlahtolli -las enseñanzas de Topiltzin Quetzalcoatl -fue sistemáticamente destruido, y los mexicas crearon su propia religión adoptando los símbolos de los toltecas.

La Reforma de Tlacaelel tuvo demasiado que ver con esto pues así, Quetzalcoatl pasó a ser un sacerdote derrotado que marchó al exilio, y Tezcatlipoca, un dios vencedor. Fue la simbolización del guerrero venciendo sobre el hombre sabio y cultivado, del destructor devastando la obra del constructor, del sacrificio de la vida pasando por encima del cultivo de la misma. Entonces, ¿porqué la cuestión de la relación de Quetzalcoatl con el hombre blanco del que tantas culturas han hablado, como antecesor del invasor europeo?

Conclusiones.

Muchos han dicho que tal vez se trataba de un normando, que fue arrojado a las costas de Norteamérica en épocas posteriores a la Conquista de Anahuac. Otros han dicho que posiblemente se tratara de un comerciante europeo que llegó a América antes que Colón y que, al marcharse, estaba emprendiendo su camino de regreso a casa. Incluso se ha hablado de templarios, de musulmanes, de ingleses y de egipcios. Se ha hablado de orientales y de caucásicos. Se ha querido relacionar al astronauta de Palenque, a Ixbalanqué o a Hunaphú con un posible vínculo europeo. Pues ¿cómo es posible que un mundo tan grande haya permanecido oculto al mundo «civilizado» tanto tiempo? No lo sabemos, pero hay quienes a toda costa creen que ya, antes que los conquistadores, otros pueblos conocían América.

Que Quetzalcoatl sea un dios que se marchó, no fue un invento tolteca, sino mexica, bastante posterior a la época de influencia del señorío de Tollan. Por tanto, no hay ni una mínima prueba de que Quetzalcoatl haya sido exiliado, como decía la tradición mexica. Que Quetzalcoatl haya sido «un hombre blanco» no es de la tradición tolteca, sino de la tradición mexica. Los toltecas lo representaban con la cara cubierta por una máscara de jade. Cuando los aztecas trataron de eliminar la tradición del Huehuetlahtolli adjudicaron a Quetzalcoatl la denominación «Tezcatlipoca Umaquetzal» –coatl umaquetzal, o «hermano de luz» -equiparándolo a «Tezcatlipoca Acamacuitl». Se estableció que Quetzalcoatl había sido derrotado en ingenio y en poder, y se le atribuyó el punto cardinal oriental, hacia donde se dirigen las corrientes. Además, ¿hacia qué otro lugar se podía marchar el númen, si lo único que desconocían los mexicas era el mar?

En cambio, a Tezcatlipoca se le dio el punto cardinal del sur, que era hacia donde se habían dirigido todo el tiempo en su largo peregrinaje, y se le definió como el «dios negro» o «hermano negro» –coatl popoca, o «hermano de humo» . Entonces, ¿Por qué Motecuhzoma llamó a los españoles «sus hermanos», siendo que estos eran blancos? El color con que los aztecas definían a los dioses no tenía nada que ver con el color de la piel, sino con la práctica del esoterismo nahua. Se cree que los mexicas representaban con estos colores a las características de sus creencias. Así, mientras los toltecas y tepanecas nombraban a sus sacerdotes y grandes reyes con la palabra «Quetzalcoatl», en referencia al gran sacerdote de Tollan, los tenochcas denominaban a sus sacerdotes «Popoca», clarísima alusión a Tezcatlipoca, «el espejo que huméa». Y mientras los toltecas tenían sacerdotes que se dedicaban a las artes, los aztecas predicaban los misterios de las guerras.[9]

Muchas son las creencias vagas que nos llevan a conjeturas mal hechas, pero son más difíciles de deshacer si se han transmitido de generación en generación de esta manera. Con esto no pretendo echar por tierra todas las creencias de los lectores y aficionados. Algunas pueden ser correctas. Lo que pretendo es dar por sentado que con el tiempo, las historias se deforman y nos llevan a aceptar conceptos que han sido mal estructurados. No hay pruebas para decir que Quetzalcoatl era un hombre blanco, que vivió entre los toltecas, cuya creencia adoptaron los mexicas, la cual los españoles diversificaron. Eso no es suficiente para desmentir una historia, sin embargo tampoco es suficiente para demostrarla. Y al hacer un repaso de cómo se fueron adoptando las creencias, algunas doctrinas pierden mucho peso.

Notas

[1] Historia general de las cosas de Nueva España. Fray Bernardino de Sahagún. C. XXVII

[2] Testimonios de la Antigua Palabra. Miguel León-Portilla.

[3] Testimonios de la Antigua Palabra. Miguel León-Portilla.

[4] La filosofía nahuatl estudiada en sus fuentes. Miguel León-Portilla.

[5] Historia general de las cosas de Nueva España. Fray Bernardino de Sahagún. C. XXXII

[6] Historia verdadera de la Conquista de Nueva España. Bernal Díaz del Castillo. C. XXXIX

[7] Historia verdadera de la Conquista de Nueva España. Bernal Díaz del Castillo. C. XXLI

[8] Historia general de las cosas de Nueva España. Fray Bernardino de Sahagún. C. XXXII

[9] La visión de los vencidos. Miguel León-Portilla.

21 respuestas a Quetzalcoatl y el hombre barbado

  1. hil-x dice:

    que buen post,les recomiendo que lean los libros del azteca, estan muy buenos

  2. mas sobre quezalcoatl dice:

    como quisiera saber mas pero los españoles quemaron mataron y destruyeron muchas evidencias de las cuales nos ilustrarian mucho mas

    • giliathluin dice:

      ¡Buenas tardes, Omar!

      Hay que ver las dos caras de la moneda, camarada. Si bien, es cierto que los españoles emprendieron una eliminación sistemática de la cultura y la estructura étnica del mundo mexica. Sin embargo, gracias a otros españoles es que tenemos infinidad de fuentes escritas sobre nuestros antepasados. La colosal obra de Bernardino de Sahagún o la recopilación del “Popol Vuh” y el “Chilam Baalam” hecha por Fray Francisco Ximenez. Incluso personajes tan nefastos como Diego de Landa o Bernal Díaz del Castillo, nos dejaron unos de los más valiosos legados históricos con sus testimonios sobre la Conquista.

  3. omar figue dice:

    españoles fueron tan ignorantes como los mismos aztecas en quemar toda evidencia posible

    Comentario aprobado con reservas

  4. andarut dice:

    Es más lo que los gachupines destruyeron que lo que se rescató; y aún así, lo que se rescató no es material suficiente para devolvernos nuestra identidad.

    Comentario aprobado con reservas

    • giliathluin dice:

      En primera, en este blog no permitiré comentarios racistas ni xenofóbicos. Y, por lo menos, yo no me siento identificado con una identidad mexica. Tengo un hijo muy hermoso con dos tremendos remolinos en su cabecita y no me gustaría sacrificarlo a Tlaloc.

      Ahora, si quieres podemos iniciar un debate sobre la identidad nacional de los mexicanos, aunque para eso creo más adecuado iniciar un nuevo hilo. Si estás de acuerdo, notifícamelo, por favor.

      • andarut dice:

        No, gracias. ¿De qué me serviría charlar sobre identidad mexicana teniendo a un moderador que no se siente mexicano…? Al rato me van a censurar por decir “Viva México”.

        En cuanto a la identidad; la religión no es el único factor que identifica a una sociedad o etnia. No no, si así fuera entonces la cultura sería muy pobre. Y está más que claro que jamás sacrificaías a nadie en honor a un dios, tanto como yo mismo no lo haría, porque generación tras generación hemos crecido bajo la manipulación del cristianismo español lo cual nos impide entender el por qué de los rituales sangrientos. (ya que para el cristianismo es casi una blasfemia el sacrificio humano). Si solamente hemos aprendido de un solo punto de vista, ¿entonces qué le puede decir un condenado a otro condenado? Eso es como querer decir que son más ricas las manzanas que las naranjas, sin haber probado jamás una naranja… Aún cuando las antiguas costumbres religiosas mexicanas hayan quedado intactas de la influencia española, estoy casi seguro que hubieran evolucionado por sí mismas a una condición parecida a la que vivimos actualmente; o sea, pienso que se habría eliminado el sacrificio humano y viviríamos más “relajadamente”.

        La identidad abarca más que religión. Mantengo firme mi postura: “es más lo que se destruyó que lo que se rescató y por eso no es posible devolvernos nuestra identidad”. Sólo basta con compararnos un poco con una de las culturas milenarias: Los chinos. Analicemos; nadie llegó a destruir sus textos históricos donde se representa lo más íntimo de ellos mismos, ni llegaron a imponerles una religión que no sea la propia de ellos, ni tampoco llegaron a cambiarles el idioma (todo lo contrario, su cultura fue tan hermosa que las etnias de sus alrededores la copiaron). Sus tradiciones, cultura e historia siguen muy vigentes, 100% vigentes ya que han durado milenios, la han conservado y ellos están muy orgullosos de todo eso.
        Ahora veamos a los mexicanos: nos destruyeron todos nuestros textos sagrados y edifiocios importantes, por eso no sabemos de nuestra historia tanto como quisiéramos (porque bien se dice que los libros sirven para que la historia de la humanidad no quede en el olvido… pero si destruimos los libros ¿¿¿???). Nos cambiaron la religión y lo peor de todo… el idioma (a pesar de que el español es un idioma hermosísimo, nos ha dificultado demasiado poder entender los pocos textos que sobrevivieron). ¿Cuántos siglos han pasado desde que las últimas estelas y códices, etc. han sobrevivido y apenas estamos logrando traducirlas o descifrarlas? Si nunca nos hubieran cambiado el idioma ésto no estaría pasando. En nuestra historia abundan los océanos de vacío y apenas estamos re-descubriendo nuestra propia historia, en comparación con los chinos que ellos ya se conocen a sí mismo desde hace milenios y siempre se han conocido porque su escritura ha variado bastene pero GRADUALMENTE a lo largo del tiempo.

        Lo que más me molesta es que a veces en México se usa la palabra “azteca” o alguna que otra palabra en náhuatl de manera peyorativa… He ahí un reflejo de nuestra ignorancia, pero nosotros no tenemos la culpa de actuar así, ni de ser personas tan molestas, al mismo tiempo de que nos encanta el escándalo y la fiesta (ya que el mundo entero nos ve así). Como Octavio Paz nos ilustra, que nos sentimos una sociedad usada, violada… ¿y por qué será???

        El mismo Octavio Paz (a ver si te atreves a censurar a Octavio) nos explica la grandísima diferencia histórica entre la grocería española “hijo de puta” y la grocería mexicana “hijo de la chingada”. Una puta es una mujer que se ofrece sexualmente por su propia voluntad; una chingada es una mujer forzada al sexo por medio de la violencia. Entonces nos enseña nuestros sentimientos como sociedad, nos refleja nuestra “nueva” o actual identidad por medio del habla cotidiana;… duélale a quien le duela.

        Finalmente, con respecto a la censura que me hiciste; te voy a citar lo siguiente(palabras más, palabras menos): “Nos levantamos en armas para quitarles el mando a los gachupines. Una nueva era se acerca; ¿lo van a aceptar? ¿se van a liberar de los gachupines? ¿van a recuperar las tierras que fueron robadas durante siglos por los odiados españoles? Porque nosotros somos los verdaderos dueños de estas tierras. Acabemos con los privilegios de los gachupines, y con la religión de los impíos. ¡Viva la virgen de Guadalupe! ¡Viva América! ¡Muera el mal gobierno! ¡Mueran los gachupines!”. Existen infinidad de versiones sobre éste discurso que dio Hidalgo, y realmente no se sabe con exactitud cómo se dijo originalmente (todo debido a que sólo se conoce de él por medio de la tradición oral transmitida de generación en generación… ¡He aquí la importancia del registro escrito para que la historia no quede en el ovlido!!!). Incluso algunas versiones cometen la grocería de mencinar que dijo “¡Viva México!”, siendo que la palara México todavía no figuraba en esos tiempos, pero bueno… Si no te convence ésta cita te dejo entonces un pequeño link de la SEDENA para que compruebes por tí mismo la esencia de mi expresión censurada: http://www.sedena.gob.mx/index.php?id_art=196

        Tú me censuraste la otra vez, ahora censura a Hialgo y a la SEDENA, y a Octavio Paz de paso, porque su explicación del sentimiento nacional es “altisonante”…

        A pesar de todo, ésta página me ha sido de gran utilidad y una de las más bellas que he visitado. (por cierto, moderador, no te enojes, entiendo al final de cuentas que tienes que cumplir tu cuota de que mantienes el buen orden de la página. Mucha suerte.)

        Aprobado con mucho orgullo

      • giliathluin dice:

        Ahora sí, Andarut, debo ofrecerte una disculpa por la censura anterior, pero es como dices tú: debo cuidar el buen funcionamiento de este espacio o se va todo al garete, sobre todo cuando muchos de los lectores de este blog son españoles. Y es que es diferente el decir “¡Mueran los gachupines!” en el contexto bélico del levantamiento de Miguel Hidalgo, que decirlo después de haber argumentado con comentarios sobre una situación actual. A Hidalgo no me atrevería a censurarlo …¡ni mucho menos! Pero en la actualidad, los gachupines ya no tienen nada que ver con la situación de México (salvo influencias del pasado que bien podrían haberse superado en 200 años de independencia).

        Y deseo aclarar, amigo -o amiga, no lo sé -que me siento mexicano, pero para nada identificado con cualquier influencia mexica, maya o cualquiera de las mayorías del sur y centro del país. Mi abuelo era un indígena tepehuano, de los que actualmente viven en la Sierra Madre Occidental y cuyas estructuras sociales permanecen casi intactas. De hecho, la mayoría de los indígenas del Norte de México fueron respetados en sus comunidades por las autoridades españolas, y la trastocación de su modus vivendi vino hasta que México se vió consolidado en una República Federal. Algunas etnias fueron sometidas bajo el yugo del industrialismo americano en tiempos de Juárez; otras en tiempos de Porfirio Díaz. E incluso, otras en tiempos más modernos. Así que yo, con la intención de identificarme con mis raíces indígenas, terminaría odiando al gobierno mexicano y aliándome, como hicieron tantas etnias indígenas en su tiempo, con el invasor europeo (los tlaxcaltecas y cempoaltecas con los españoles; los pimas con los estadounidenses; los yaquis y mayos con los franceses; etc.).

        Y eso era a lo que me refería con un debate sobre la identidad nacional: que te puedes encontrar muchas, varias y pintas, sobre todo en el norte del país, donde el gringo ha hecho más por algunas comunidades indígenas de suelo mexicano -como el reconocimiento de “Nación” -antes que el propio gobierno local. A mí, en lo personal, no me gusta que se generalice dentro de un modelo a una nación tan enorme y variada como la mexicana. Tengo amigos de El Coloso, yaquis ellos, y les molesta bastante que les llamen “aztecas“, sobre todo cuando es la identidad nacional de las personas que les despojaron de sus tierras y que enviaron a morir a Yucatán a sus abuelos. Es por eso que este espacio se dedica a la argumentación sobre la Historia y no sobre los orgullos e identidades nacionalistas.

        Pero, básicamente, estoy completamente de acuerdo contigo. Apruebo el comentario porque considero que son estas posturas las que enriquecen los argumentos y los debates, y te doy las gracias por tu aportación, por darte el tiempo para escribir tan buen material y, además, por la valoración que haces del blog. ¡Muchas gracias!

        PS: Una última pregunta: ¿Perteneces a alguna etnia indígena? ¿O eres mestizo, al igual que tu servidor, aquí presente?

      • Brujo del agua dice:

        Quisiera expresar mi opinión personal:

        andarut se expresa de los españoles como “gachupines”, y entonces es obvio percibir cierto rencor en el comentario. Pero volteemos la situación: En un blog español un usuario (de nacionalidad española) se expresa de los mexicanos como “mexicanitos”… ¿el moderador o persona con cargo similar (también de dicha nacionalidad) defendería de IGUAL manera como aquí se hizo, evitar comentarios racistas o xenofóbicos?

        ¿Verdaderamente sucedería eso?

        No espero que nadie responda, sólo invito a reflexionar si es posible encontrar equidad de etnias y de “mundos”, en la actualidad.

      • giliathluin dice:

        ¡Bienvenido, Brujo del Agua! (Espero que el saludo no suene ofensivo)

        Hablando desde mi experiencia: soy asiduo a foros y blogs españoles, así como también redactor en algunos de ellos y en una revista de Historia Universal que se publica en España. Y si hay algo en que (lamento reconocerlo) nos superan los españoles, es en la cuestión de orgullos y rencores: no tienen odios ni resentimientos guardados a un nivel tan preocupante como el nuestro u otras sociedades latinoamericanas. Saben que lo que hicieron sus antepasados (y los nuestros) era algo que no se podía detener, consecuencias del mismo progreso de la especie humana, y saben que a nosotros nos separan de ellos cientos de años en el espacio temporal como para quejarnos de cualquier evento justo o injusto que pudiese haber sucedido en aquel entonces.

        Y en las páginas y comunidades españolas que frecuento, los moderadores siempre se han portado a la altura, se han manejado con decencia, integridad e inteligencia, y han sabido reducir esos pequeños y molestos focos de intolerancia que detonan los sentimientos xenofóbicos y racistas. Y me he topado con excepciones, pero nada de qué preocuparse. Personas intolerantes, las hay en todos lados. Lo bueno es que no son mayoría, y ya sabemos que la xenofobia, el racismo y la intolerancia se curan leyendo.

        ¡Saludos!

      • francisco dice:

        Yo, de alguien, que tiene una cruz de hierro, en donde deberia estar su foto, siempre deconfiare de su etica y de su moral.Soy Salvadoreno y aqui no eran Aztecas, pero se hablaba Nahuatl y se adoraban los mismos dioses. ademas de que los nativos se autonombraban, decendientes de Ce Acatl Topiltzin; y no se si es usted el que tiene informacion incorrecta o a mi me lo ensenaron mal, en la escuela, El que era feo era el dios no el sacerdote y por eso se dejo crecer la barba y luego comenzo a usar una mascara, por verguenza, digase de paso que el sacerdote es en gran medida una leyenda no hay pruebas de su existencia y de existir, fue expulsado de la ciudad por decir que quetzalcoatl era el unico dios. Por otra parte yo si siento identificacion nacional gracias al pasado indigena de mi pais; digase de paso que los vikingos, Visigodos, Fracos y un largo etc. tambien llevaban acabo sacrificios humanos y se exaltaba la masacre de cristianos y de otros paganos o morir en la batalla era un hecho glorioso y esos pueblos, Nordicos,franceses,espanoles,italianos,etc. No sienten verguenza en eso, que es tan normal en el desarrollo de una civilizacion primitiva.

      • giliathluin dice:

        Buen día, Francisco.

        Tengo la Cruz de Malta como ícono porque me gusta su estética, y mi fotografía la omito porque soy de una región que está muy asolada por la violencia. En mi tierra, han muerto periodistas ejecutados por no hablar bien de tal o cual capo del narco, por lo que no acostumbro ni a poner mi rostro ni a poner mi nombre. Escribo también para un par de revistas españolas, otra de Guadalajara y una de Sinaloa, artículos sobre otro tipo de temas en que no critico a nadie y allí, por supuesto que pongo mi nombre y mi foto. Lamento que te moleste eso o que te parezca falta de seriedad, pero tengo mis razones para hacerlo de esa manera.

        En cuanto al tema de Quetzalcoatl, lógicamente hablo de lo que nos enseñan desde pequeños en los libros de texto de las escuelas mexicanas. Hay numerosas versiones del dios y del sacerdote ya que influenció a toda una estela de naciones. Y también estoy consiente de que en países del istmo hay muchas comunidades de habla nahuatl. Como sea, gracias por tu aportación. Voy a explorar un poco sobre los mitos indígenas de Centroamérica, te doy mi palabra.

        Saludos.

    • Diego dice:

      (Comentario eliminado por contenido ofensivo)

      Por favor, absténganse de caer en apreciasiones personales o insultos hacia otros foreros. Si vamos a entrar en desacuerdos, hagámoslo con opiniones y no con groserías.

      Giliath Luin

  5. flostero dice:

    yo respeto las opiniones de toda persona que se atreva a hacerlo, aunque en mi personal opinion creo efectivamente se destruyo tanto historia, sabiduria, conocimientos sobre tantas cosas que la pregunta es ¿vale la pena debatir hacerca del pasado?, nunca podremos tener la certeza, siempre tendremos vagas teorias y simples pensamientos que jamas podremos justificar con fiel conocimiento de la verdad. el pasado que no sabemos en realidad no tiene mucha relevancia mejor hay que fijar nuestros comentarios y aportaciones a la situacion actual de devastacion mexicana.
    me gustaria que alguien opinaraal respecto me agradan los comentarios antes leidos y tambien el blog.
    no soy muy culta con respecto a las civilizaciones pasadas pero me atrevo a comentar porque vivo en este pais y aunque si sufrimos una violacion a nuestra historia y cutura debemos dejar de lamentar los hechos y fijarnos metas de superacion como pais para que las personas que subestiman al mexicano nos vean a todos levantarnos de entre los muertos como nacion.

  6. […] uno de los dioses principales, un Ser Supremo, se conoce como el serpiente emplumado: Quetzalcoatl en el idioma nahua (quetzal=ave colorido de Centroamérica, cóatl=serpiente). Este dios, […]

  7. MATLAKTLI KOZKAKUAUHTLI dice:

    con gente tan documentada me atrevo a solicitar publiquen algo sobre el tema del escudo nacional y lo compartan con muchas personas que aún viven engañadas pensando que lo que vieron los aztecas cuando llegaron al islote era un “aguila real devorando una serpiente”.

    • giliathluin dice:

      ¡Bienvenido, Matlaktli!

      Gente documentada, solamente lo justo. Bastante trabajo me cuesta mantenerme al día, y un poco más el escribir. Últimamente no he escrito nada por cuestiones de trabajo. Pero espero tener el tiempo suficiente un día de estos.

      Y por supuesto que consideraré tu petición. Es precisamente de lo que trata este sitio: hacer historia y derribar mitos. Hay que estar orgullosos del verdadero pasado, no del que nos inventan.

      ¡Saludos!

  8. Rodrigo Gutiérrez dice:

    Recientemente he tomado interés en estos temas por la difusión de un programa: La Batalla de los Dioses en el canal de la “H” amarilla… y con asombro he notado inconsistencias y omisiones en lo que ahi exponen… al final considero esto secundario pues creo lo relevante es que dará pie a nuevos debates y a investigaciones que reavivarán aún más a nuestra cultura. Mis más sinceras felicitaciones por su blog. … RGP desde Cd. Madero, Tamaulipas

  9. Angel dice:

    Interesante aunque yo tenia entendido que ce acatl topiltzin quetzalcoatl fue un sacerdote del dios quetzalcoatl(de ahi su nombre)y que fue exiliado por oponerse a los sacrificios humanos,entre otras cosas.Los mexicanos somos un pueblo joven(apenas llevamos dos siglos de existir como nacion) por lo q es normal q aun no hallamos encontrado nuestra identidad o q esta este en formacion por decirlo de algun modo.

  10. MATLAKTLI KOZKAKUAUHTLI dice:

    Muy muy interesante visitar este foro, pues a los que nos apasiona la historia de nuestro México, nos retroalimenta y es tan ilustrativo conocer los diferentes puntos de vista (respetables todos) pues nos deja en la libertad de ir hilando nuestra propia versión. La historia es así… la escribe generalmente quien ostenta el poder pero afortunadamente todo en este mundo deja huella y así como hay “Versión oficial”, la parte contraria tambien tiene su derecho de replica y aunque con más dificultades también recorre el camino a la inmortalidad cuando hay gente que la transmite a las nuevas generaciones y así en sitios como este se dea constancia de nuevas versiones que nos inducen a la reflexión….
    felicidades todos los participantes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: